Principal novedad de la Ley de Formación Profesional.

Según ha anunciado Pilar Alegría, ministra de Educación y Formación Profesional (FP), el alumnado de FP, desde los 16 años para Grado Medio y 18 años para Grado Superior, cotizarán a la Seguridad Social por el desarrollo de prácticas profesionales en las empresas, esta cotización se llevará a cabo mediante financiación por el Gobierno de España por vía subvención.

Según la ministra, la Formación Profesional (FP) «está llamada a ser un pilar determinante para la sostenibilidad y el crecimiento económico del país».

¿Cuál es la principal novedad que trae esta normativa?

La nueva Ley de FP aprobada el pasado mes de marzo tiene como principal novedad que toda la formación tendrá carácter dual. Esto quiere decir que el alumnado pasará un tiempo en la empresa, un 25%- 35% en la modalidad general y más del 35% en la intensiva, periodos por los que cotizarán a la Seguridad Social, tal y como ha anunciado la ministra. El pago de estas cotizaciones contará con la subvencionado al 90% del Gobierno a través del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. El alumnado de modalidad intensiva tendrá un contrato de formación con la empresa.

Esta normativa nace con un punto de mira enfocado en la mejora de la empleabilidad: reducir el paro juvenil y contribuir a la modernización del tejido productivo». La nueva Formación Profesional «mejorará las oportunidades de los jóvenes y del conjunto de los trabajadores» en palabras de Alegría.

Para llegar a alcanzar el objetivo es necesario que las Comunidades Autónomas y los Centros Educativos lleguen a acuerdos con empresas y entidades empleadoras, esto les permitirá cubrir todas las horas, lo que llevará tiempo para alcanzar el objetivo. El foco se pone así en la ventaja que puede tener las zonas urbanas sobre las de ámbito rural.

El alumnado que queda fuera de este programa es el que realiza estudios de FP básica, pues en muchas ocasiones tiene menos de 16 años y no es por tanto susceptible de poder desarrollar actividad profesional.

Cabe remarcar que “Uno de los objetivos es que ningún estudiante tenga que abandonar sus estudios por razones económicas”, remarca la ministra. Se espera así que “la aprobación de la nueva Ley de Formación Profesional va a tener mucho que decir para reducir esas tasas de abandono escolar”.

El alumnado matriculado en Formación Profesional en el curso 2020-21 aumentó un 28,7% respecto a cinco años antes, hasta los 985.431 alumnos y alumnas, según la ‘Estadística del Alumnado de Formación Profesional. Curso 2020-2021’, publicada por el Ministerio de Educación y Formación Profesional. En el caso de los estudiantes de Formación Profesional de Grado Superior, el incremento registrado respecto a 2015-2016 es del 43,3%, hasta los 507.335. Estos datos seguirán creciendo, posicionándose la FP como unas de las opciones de mayor interés para el alumnado.

Néstor Cruz del Rosario

Fuentes:

https://www.lamoncloa.gob.es/

https://elpais.com/educacion/

Ir arriba